1/4/07

Una extraña historia de detectives

A mi primo Franco




Por esas extrañas casualidades de la vida, aunque, pensándolo mejor, creo que fue la suerte, me entere, por medio de esas extrañas voces silenciosas que solo transmiten información basura, de un sujeto que, habiendo comenzado con problemas de alcohol había terminado en la extraña y poco creíble costumbre de robar mouses y scanner. Intrigado por tal loco y original vicio e impulsado por algo en mi interior, decidí indagar un poco mas sobre este extraño sujeto. Poca fue la información que encontré, sin contar que era además nada precisa, pero algo me decía que no debía rendirme sin luchar. Comencé una extenuante investigación, que casi se desmorona varias horas después del comienzo al ver que nadie me tomaba en serio, y sin dormir, durante semanas enteras buscaba información de este sujeto que aparecía, robaba mouses y desaparecía sin dejar rastro alguno. Ya dos meses después se había vuelto un vicio para mí y la ciudad empezaba a tomarlo en serio al ver que en zonas de la ciudad ya casi no quedaban mouses. Llegue hasta a hacer una lamina con recortes de diario que media como 28 cm., por que casi siempre eran dos o tres renglones lo que se escribía de él en los diarios. Tres meses después ya la gente lo tomaba como un chiste y en ese instante me di cuenta, que si no lo paraba yo, nadie lo haría. Salí con una determinación característica de un súper héroe a recorrer las calles en señales de pistas que me pudieran conducir al criminal. Lo más cercano que recuerdo haber encontrado a una pista, fueron unas cajas de vino blanco y una botella de whisky, de esos extraños liquidos que tienen 38 grados, que de inmediato, a pesar de las críticas y burlas de mis amigos, catalogue como evidencia fuerte. Luego de varios análisis descubrí que no era de hacia muchos aquellas bebidas y que el sospechoso estaría por la zona en la que yo me encontraba, pero inútil fue cada uno de los esfuerzos que realice para encontrarlo, y así, siguieron las desapariciones de mouses y scanner. Luego de cinco meses, sorprendido y fascinado por unas historias que realizaba mi primo, lo invite a mi casa para tomar unos tragos y charlar de lo que creía al fin una cosa en común con el, la literatura. Al entrar en mi casa y ver en la pared la lamina con los recortes pensé que se iba a burlar, pero no lo hizo. Luego de una larga charla sobre trivialidades, salio de casa diciendo que iba a comprar unas cosas para tomar. Diez minutos después, volvió con unas cajas de vino blanco y tomando, retomamos la charla. Al final de la muy interesante visita, ya estábamos los dos un poco tomados, creo que yo mas que el, por que nunca me di cuenta de en que momento exacto me había robado el mouse y el scanner.
Quien lo hubiera dicho, pero a pesar de todo, la familia es la familia y lo quiero tal como es.



Si esta con errores perdonen, no tengo ganas de corregir.

11 comentarios:

*AntagoniSta* dijo...

Hubiera jurado que el loco y peculiar ladrón era mi vecino!! gran desilución de protagonismo me dieron los últimos renglones cuando quedó desenmascarado el lazo sanguíneo... en fin... acabo de espiar a mi vecino correr desenfranadamente con un mousse en mano, pertenecerán a la misma religión de tu primo?? mmm aunque claro, este es abstemio y ese un pequeño gran detalle.

Besos, piratas, fugaces y sin errores.

Yao Minga dijo...

hayq ue tener cuidado de la gente que toma vino blanco. por eso yo tomo tino y me gustan los monitores.



Breve texto:
Yo pensé en escapar rápido, pero el triste recuerdo se apoderó de mis sentimientos. Pensé en irme de donde estaba, pero su sombra me seguía como espada. Pensé en dedicarle canciones, para odiarla por el dolor causado, pero me olvidé que había tanta una vida, para dejarla en mi pasado. Hoy estoy bien y juego los cazadores de fantasmas otra vez. (RSM)

Yao Minga

Laura dijo...

Mirá vos che, tu primo resultó ser un chanta jaja! No, la verdad, me gustó muuucho la redacción más que nada en la primera parte, me parece que está muy bien hecha. Y creo que no es fácil hacerlo bien, o más o menos bien.

jorge angel dijo...

excelente historia, el final cierra perfecto.

abrazos

Lucia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
chocolateamargo dijo...

me en can ta


no sé por qué, no es que sea feo, sino que simplemente no me doy cuenta bien que es lo que tanto me gusta.

supongo que el absurdo de la historia, o la redacción sencillísima, no sé, la cuestión es que me encanta.

un beso, che
te sigo leyendo

ezquerro dijo...

hola brother....como bien dices, la familia es la familia....

mencion especial al consejo de yao....."hay q tener cuidado con la gente q toma vino blanco"...jajaj

saludos.

Gaviota dijo...

Vaya, nuestra universidad ha de tener problemas personales con tu primo... ya que siempre se desaparecían los mouses eh...

Al fin y al cabo la familia es la familia.

Saludos saturnianos!

*Vendemos cadenas para sujetar mouses. Candenas antirobomouse. Baratísimas!* ;)

María dijo...

Es divertido que Franco no haya comentado nada al respecto. Es una lástima que me haya iamginado el final.
Besos... y seguí con más historias detectivezcas sobre... vaya, ya me voldié. Bueno, no importa...

Anónimo dijo...

la historia ma parecio muy interesante pero ami no me gusta robar esa clase de cosas prefiero robar alajas

Anónimo dijo...

putitos