20/3/07

Marea verde

Al entrar en su casa, Alberto se dirigió, atravesando el living, luego la cocina y por ultimo el pasillo, hacia su habitación, era de noche, una cálida y tranquila noche. Al encender la luz pudo observar con terror que todo estaba cubierto de sapos, cientos y cientos de bultos verdes, que se amontonaban sobre su escritorio, su armario, su silla, su cama, yendo de aquí para allá.
Sin saber como reaccionar, lo primero que le vino a la mente fue una escoba, idea tan estúpida como cualquier otra que podría surgir del enfrentamiento con cualquier situación como esta. Sacudiendo la cabeza, alejó la imagen de la escoba, la cual le seguía pareciendo una buena idea, para volver a los sapos, sorprendiéndose de estar aun ahí parado frente a la viscosa marea verde.
Trato por unos minutos de entender como habían llegado tantos sapos a su habitación y por que aumentaban en cantidad tan empeñosamente. “A esta velocidad dominaran el mundo en cuestión de días” pensó riéndose admirado por su gran sentido del humor y al instante volvió a su mente la imagen de la escoba como algo de primera necesidad. "Pero por que aun seguía parado ahí, siendo la solución algo tan simple como un utensilio de limpieza", se preguntaba con vehemencia. Con un gran esfuerzo logro volver su atención hacia los sapos y recorriendo el pasillo, llego a la cocina en busca de una escoba. “Todo se resolverá rápidamente” pensó. Dejo la cocina y tomó el pasillo hacia su habitación a la cual nunca llego.

8 comentarios:

jorge angel dijo...

ese final abierto sugiere varias cosas, invita al lector a pensar, ¿qué pasó con los sapos?, ¿con la escoba?, ¿con él mismo?. interesante post.

abrazos

franCo dijo...

ya vas a ver... algún día voy a escribir una historia con un final como el tuyo y también te vas a quedar pensando.
se me ocurre que no llegó a SU habitación porque ya no era suya, era de los sapos y podría ser que fueran colonizando su casa y él quedarse sin techo por sufrir la oKupación del suyo. y así sucesivamente hasta que las personas se quedaran sin planeta... todo culpa de los sapos que mi primo se inventó..

*AntagoniSta* dijo...

Mil hipótesis, pensar... pensar... pensar...

Excelente!
Un beso y...de reojo espiar mi habitación rogando no encontrarme con ningun batracio, porque yo sí juro que agarro la escoba!!

Laura dijo...

No entiendo!!! Por qué nunca llegó.... Me ponen nerviosa estos finales, porq se me da q nunca voy a imaginar lo que imaginaba quien lo escribió...

Mundo Yao Ming dijo...

nunca llegó como la pizza o esas docenas de empanadas que el guacho del telefono que atiende te anota para el tujes proque se está clavando uno de milanga y le imporatna nada lo que vos digas o pidas y te dice lalalalala, yo me bajé dos litros de vino berreta y un sanguche de bondiola y vos te vas a matar de hambre esperando la motito con un repartidor que vcuandos e baje te va a dejar la pizza con escarcha

ezquerro dijo...

final abierto.....y que te puedo decir....no se me ocurre ninguna explicacion tan elaborada como la de yao....y ademas son las 2.00 am ... no puedo dormir...

chocolateamargo dijo...

para mi que se había confundido de casa, y en realidad era la casa de su vecino el sapólogo.
este tipo de cosas puede pasar en cualquier suburbio norteamericano, no se asombre

un saludo, completo extraño

María dijo...

Yo... bueno. No sé si me importa tanto el final. Me importa mucho más que piense en la escoba. Es decir... acaba de pasar algo fantástico, y él piensa en la escoba, en su sentido del humor y en volver a su habitación?
a) Lo más fantástico es su reacción.
b)Si todos los elementos son tan fantásticos, no es de extrañar que no llegue a la habitación.
c) Tal vez haya sido cierto que en unos días iba a poblar el mundo. Eso significaría que su reproducción era increíblemente rápida. Y entonces... ¿cómo era posible que llegara a la habtación? No podía. No lo dejaban. Ésta última hipótesis tendría sentido, porque si lo absurdo es su reacción seria (o consciente) -buscar la escoba-, entonces lo lúcido sería su sentido del humor, o sea lo que él no acepta como razonable.

Bien... es todo lo que saco por ahora. Pero da para más. Tal evz esté totalmente errada, es que me baso en cosas no muy explícitas. Después decíme cuánto hay de acertado en mi razonamiento, sí?
Besos... y suerte...