15/12/08

La vida es una carrera

El entrenamiento había sido arduo, y la hora de la verdad se acercaba.
Llego hasta la linea de partida el corredor, vio a su lado cuerpos como esculpidos por la divinidad y supo que todo lo que había hecho era ahora inútil.
Sin esperanzas de ganar, el corredor solo anhelaba que el tiro de largada le diera justo en la frente.

4 comentarios:

Mateo dijo...

gracioso

Mechi.- dijo...

Lo anhelaba, pero tambien estaba seguro y tranquilo de que no le iba a dar...

Me drogo y vengo dijo...

Si fuera una peli yanqui, seguro que gana igual

Me drogo y vengo dijo...

como que se suicidaba, no puede ser. deberia haber seguido corriendo carreras por siempre en busca del disparo en la frente. seria como un final aun mas tormentoso que el suicidio