11/12/08

Fin a la penumbra

Cuando uno se da el lujo de pensar
en cosas como la muerte
de repente deja de ser el mismo,
se mira al espejo sin reconocerse.
Sale a la calle, mira una flor,
un árbol, una paloma
y ve como todo se desploma
perdiendo de a poco el color.

Camina sin rumbo unos cuantos pasos
que su mente no entiende, ni cuenta,
va reuniendo los pedazos
buscando algo que valga la pena encontrar.
Uno piensa en la muerte y descubre
que sin haber realmente vivido
esa ficticia transición a lo desconocido
es parte de la misma mugre.

Y cada amor que fue forzado,
cada suspiro repartido,
cada abrazo malgastado
le pesa ondo a uno en los sentidos,
y ahí es cuando uno se pregunta
¿si se ha malgastado el tiempo
será este el momento
para darle fin a la penumbra?

4 comentarios:

Mateo dijo...

¡¡¡...!!!

Mechi.- dijo...

No! si todo eso fue malgastado, habrá que empezar a hacer las cosas bien... total hay tiempo... dicen que nadie muere en la víspera ;)

Alin dijo...

De acuerdo con Mechi, hay tiempo!!
Lindo poema!
saludos

franco dijo...

Se nota que esas mujeres no saben que tenés 84 años :P

Me encantó. Justo estaba leyendo a don Goethe y su joven Werther, y dice:
"...es un hombre. Y en consecuencia puede conservar siempre en el corazón, por más limitado que se encuentre, el dulce sentimiento de la libertad y de que puede abandonar esta prisión cuando quiera."