25/2/10

sin nombre aparente

una bestia me recorre el pecho
aun no le he dado forma
no necesita forma
los peligros invisibles
son aun mas peligrosos

todo el frío del mundo
nace de sus ojos
abre la boca para tragarse
todas las hojas amarillas del otoño
y caigo en sus entrañas
casi sin resistirme

es tan parecida a mi
en su brillante translucidez
que si le diera forma
mis manos serian las suyas
la bestia seria yo.


3 comentarios:

V a v o dijo...

pienso en Ged.

Mechi.- dijo...

Este es de mis favoritos, definitivamente.

Ary dijo...

Es que somos la bestia.