24/10/06

Problemas de identidad

Nunca supe bien, si era un pájaro blanco con el aspecto y la densidad de una nube, o si era una nube, que, por mero entretenimiento propio, había adquirido la delicada forma de un ave y todas las gracias que una puede hacer. Lo que si se, es que desde hacia mucho tiempo estaba en una jaula en el pequeño patio de luz que tenia aquella mi casa.Recuerdo que sabia iluminar cada rincón perdido del hogar con su melodioso cantar o con esa magnifica imitación del canto del pájaro, por que nunca supe bien si era una nube o un ave. Se alimentaba más de agua que del alimento para aves que compraba en la tienda de la esquina, el cual aparecía la mayoría de las veces desparramado en el piso de la jaula. Aun así crecía fuerte y vigoroso.Cuando llovía, lo entraba a la cocina y se podía ver como al lado de la ventana, a pesar de no gustarle mucho la lluvia, miraba el agua caer del cielo como cierta nostalgia, evocando un recuerdo perdido ya, como si un día, jugando a cambiar de forma hubiese olvidado su estado original de nube y ahora lo extrañara. Eso si que era triste de ver, aun siendo nube no tenia por que sufrir.No pudiendo soportar mas verlo desgarrarse por dentro en esa silenciosa y triste confusión, recuerdo haber abierto ese su pequeño mundo entre rejas a la libertad. Saliendo de la jaula, me miro, e imaginando aquella sonrisa que hubiese dibujado si en vez de pájaro su forma fuese la de un humano, lo vi partir en dirección del cielo.Ya comenzaba a extrañarla, cuando, paseando por el jardín, vi una rosa blanca con aspecto de una nube, o podría haber sido la misma nube con forma y aroma de flor, otra vez confundiendo su identidad.

4 comentarios:

jorge angel dijo...

gracias por visitarme y dejarme conocer tus letras, un placer leerte.

abrazos

blanconegro dijo...

Bellísimo...
Yo también hubiese abierto la puerta de la jaula creo que no tenemos derecho a encerrar a nadie para nuestro propio placer.
Saludos

Laura dijo...

Muy lindo post. Che, qué edad tenés?

Fede Terna dijo...

Impresionante!

Me encantó!

Siempre tendemos a querer encerrar o arruinar todo, y unos pocos nos sentimos mal por esas cosas.

Queremos agarrar la belleza y apresarla por no poder poseerla.

Como dice The Arcade Fire:
"..we are just a million little
gods causing rain storms, turning every good thing to rust.. I guess
we'll just have to adjust."

Saludos!